Vending sano

Ofrecer vending sano es un valor añadido que cada vez más empresas del sector están adoptando para poder tener una oferta de productos y servicios mejor frente a sus potenciales clientes. El ritmo frenético y el consumo rápido de alimentos no tiene porqué ir reñido con una buena alimentación, por eso, aunque sea comprando productos en máquinas expendedoras a pie de calle o en interiores, podemos seguir cuidando nuestra dieta a la vez que saboreamos un buen producto.
vending saludable

Todas las empresas insisten hoy en día en la necesidad de ofrecer una línea amplia de productos de vending sano para facilitar a sus trabajadores la posibilidad de cuidar su alimentación, que es la base de su salud. Estamos totalmente de acuerdo y por ello no solo trabajamos con un buen número de proveedores de éste tipo de productos si no que creemos en el sistema de mejora continua probando y añadiendo cada mes nuevos productos.


Pídanos un listado de los productos saludables que le podemos ofrecer y le sorprenderá lo extenso y variado que resulta. No deje que la pobre oferta de la mayoría de los servicios de máquinas expendedoras le obligue a rutinas escasamente saludables. Pruebe un servicio diferente en máquinas expendedoras de comida saludable, más cercano al catering que al vending.

¿Qué supone el vending sano?


Que un ciudadano de a pie pueda encontrar fruta fresca o una ensalada en una máquina expendedora no sólo implica un cambio de proveedor y tipo de producto sino también un cambio de mentalidad tanto para el empresario que ofrece vending sano como para el cliente final que lo consume. Las máquinas expendedoras deben dejar de asociarse a unas tentaciones nocivas para nuestro organismo y empezar a tomarse como una buena opción para picar un snack entre horas que, lejos de malmeter a nuestro metabolismo, le ayudará a trabajar mejor.


En muchas ocasiones, y sobre todo en empresas, hospitales o estaciones de transporte público, los productos de las máquinas expendedoras funcionan como sustitutos de comidas en días y momentos en los que no hay más remedio que comprar algo rápido que calme el hambre y nos permita destinar nuestro tiempo a otras obligaciones más inminentes. Esta función antes la cumplían bolsas de patatas, chocolatinas o refrescos azucarados con gas. Lo que plantea y ofrece el vending sano es poder calmar esa hambre de una forma que no destruya nuestra salud, alimentando, nutriendo y, obviamente, saciando el estómago.


Un tipo de servicio así requiere de una concienciación social acerca de la necesidad de llevar una dieta equilibrada, no sólo por razones de estética, sino especialmente por motivos de salud. En un país en el que más de la mitad de la población tiene el colesterol alto y los problemas de corazón encabezan las enfermedades más comunes, y en el que casi la mitad de los niños de entre 6 y 9 años de edad tiene exceso de peso, es más indispensable que nunca la adopción de medidas por parte del estado y de las propias empresas privadas por velar por una educación alimenticia y un fomento de la venta de productos sanos para el organismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies